“los hechos son sagrados; el comentario es libre”.

domingo, 12 de diciembre de 2010

LA VERDAD PARA EL PERIODISTA

LA VERDAD es uno de los asuntos más complejos a los que se enfrenta un periodista en su vida profesional. En realidad, es una de las cuestiones con más vericuetos y más discutidas de la vida de cualquiera. ¿Cuál es la verdad? ¿Existe algo digno de llevar ese nombre? Y si ésta no existiera, ¿podríamos los periodistas decir que somos objetivos? Si no existen principios básicos, difícilmente podremos alcanzar ese fin, que es el fin mismo de esta venerable profesión que pierde adeptos a pasos agigantados al calor de los medios basura y de sus propios e ineludibles errores.
Personalmente creo que sí existe la verdad, aunque me parece que es tan poliédrica, tiene caras tan variadas y distintas que difícilmente podemos alcanzarla. Pero no por ello debemos cejar en el empeño. La mentira en más sencilla. De hecho, como apasionado del trabajo de mis compañeras y compañeros de oficio, leo cada día mil versiones distintas del mismo tema, todas ellas ciertas y en ocasiones aparentemente contradictorias. Ninguna tiene por qué ser falsa. Esa divergencia es una cualidad misma de aquello que perseguimos.
Alguien dijo una vez que el principio básico del periodismo es no mentir. Contar cualquier cosa con el compromiso de decir siempre la verdad o, al menos, aquella que es capaz de alcanzar el periodista con sus brazos, a menudo cortos.
Quizá es aquí donde se encuentra la solución a este galimatías. En la honestidad. La honestidad y el compromiso con el lector de que el profesional y su firma son una garantía de certeza. Lo demás se llama prostitución y es bastante más antigua que el periodismo.
Uno debe tratar de enterarse de cualquier cosa que ocurre y que sea de interés para sus lectores, contrastar la información y contarla de la forma más adecuada. O al menos de la forma que cree más adecuada. Ni la elección del tema ni el enfoque ni su tratamiento son objetivos. Son la manera que tiene cada uno de ver las cosas. Pero aunque es imposible que sean la verdad, deben ser verdad y formar parte de una de esas caras.
Esto a veces sale caro, pero forma parte del acuerdo al que nos obligamos. Uno, al final, debe elegir si está en esto para hacerse rico o no. En general, eso no ocurrirá si se cumple bien con las reglas. Se trata de elegir entre la cómoda y facilona mentira y una de esas verdades que te permiten reconocerte en el espejo cada mañana durante años. La conciencia es la más incómoda compañera de viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada